J. H. Newman

  Centro de Estudios Superiores

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

Quién es John Henry Newman

Ricardo Aldana Valenzuela

La figura de John Henry Newman tiene ese atractivo indudable del hombre que reúne en sí mismo cualidades y dedicaciones que parecerían excluirse. Y así, pudo dedicarse a lo largo de su vida a distintas actividades, como la teología, el debate cultural y social, la poesía, la novela y, de modo especial, la educación. En sus años más maduros a la educación de niños en el Colegio que fundó en Birmingham con los demás miembros del Oratorio de Birmingham. Pero en el corazón llevó siempre la educación universitaria, desde su incorporación como fellow a Oriol College, en la Universidad de Oxford. Si su conversión al catolicismo lo alejó en 1845 definitivamente de Oxford, entonces institución confesionalmente anglicana, no por eso dejó de llevar siempre el ideal de la tradición universitaria, especialmente la oxoniense, en el corazón.

 

Cuando, ya octogenario, fue invitado en 1880 de nuevo a visitar Oxford, ahora como muy ilustre hijo de la Universidad, el año precedente había recibido el nombramiento de Cardenal de la Iglesia Católica (1879). Ian Ker, en su autorizada biografía de Newman, se pregunta cuál de los dos honores habrá resonado más personalmente en el anciano hombre de Dios,[1] porque si bien el título de Cardenal comportaba un reconocimiento por parte del Papa León XIII de los méritos de su obra y el honor de verse especialmente asociado al ministerio del Sucesor de Pedro, el reconocimiento de Oxford hacía resonar interiormente la dedicación elegida a la educación, las antiguas amistades y la pureza única del Movimiento de Oxford, en el que Newman y sus colegas y alumnos intentaron conectar la Universidad con sus más hondas raíces. Se puede ver en el dolorido artículo de 1838 Medieval Oxford hasta qué punto un todavía joven Newman llevaba en su corazón los ideales de la Universidad, al mismo tiempo que reconocía el peligro de ruina que lo amenazaba[2].

           

Pocos años después de su salida de Oxford, Newman fue solicitado para hacerse cargo de la Universidad Católica de Dublín como fundador y primer rector. Estuvo ocho años al frente de la Universidad, que fueron de un constante sacrificio por el continuo ir y venir entre Birmingham y Dublín, pero también por una cierta incomprensión de lo que él consideraba la tarea universitaria, también de una Universidad Católica.

[1] Cf. Ian Ker, John Henry Newman, Oxfor, New York 2009, 694ss.

[2] En Historical Sketches III, London, New York, Bombay, and Calcutta, 1909, como se encuentra, con la misma paginación,  http://newmanreader.org/works/historical/volume3/universities/index.html

Para leer el texto completo pincha aquí